CUEVAS DE CANTABRIA. PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD


ALTAMIRA - Vivir en la Prehistoria 3 from Gustavo Martinez-Schmidt on Vimeo.

CUEVAS EN CANTABRIA. PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Cantabria ofrece una gran cantidad de cuevas, se estima que hay m√°s de 9000 cavidades.

 

Cabe destacar que Cantabria tiene el honor  y el privilegio de contar con 10 cuevas declaradas patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

A continuación, comentaremos información acerca de todas ellas

 


ALTAMIRA en SANTILLANA DEL MAR

La cueva de Altamira fue declarada PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD  en 1985 Como valor adicional se sumaba el hecho de que fue Altamira el primer sitio donde se identific√≥ el arte rupestre del Paleol√≠tico.

Bisontes, caballos, ciervos, manos y misteriosos signos fueron pintados o grabados durante los milenios en los que la cueva de Altamira estuvo habitada, entre hace 36.000 y 13.000 a√Īos antes del presente. Estas representaciones se extienden por toda la cueva, a lo largo de m√°s de 290 metros, aunque es en la Sala de Pol√≠cromos donde se concentran en mayor n√ļmero.

Las representaciones más grandes son caballos y, bisontes de entre 125 y 170 cm de longitud, y una cierva, de más de dos metros. Primero se grabó el contorno y se dibujó a línea negra con carbón; luego se rellenaron con pintura roja o amarillenta. En algunos bisontes se marcó con pintura negra el cambio de coloración de su vientre o se utilizó el lápiz de carbón para detallar el pelo o la joroba. Además, el grabado se utilizó en ojos, cuernos, pelo del cuello, etc

La cavidad fue descubierta por un se√Īor del lugar en 1868. A este hecho no se le dio mucha importancia, siendo Marcelino Sanz de Sautuola , cuando visitara la cueva por primera vez, a qui√©n se le atribuyera el descubrimiento. Sautuola, acompa√Īado por su hija Mar√≠a volvi√≥ a Altamira en 1879. Ser√° la ni√Īa la primera persona que vio las figuras en el techo de la cueva.

Fue entonces cuando Sautuola publicó el hallazgo pero en aquel momento, su hallazgo fue tratado con cierto escepticismo. Su teoría ya sería reconocida más tarde cuando otras cavidades de arte rupestre fueran descubiertas y reconocidas en Europa, sobre todo en Francia.

A partir de este momento, el prehistoriador franc√©s √Čmile de Cartailhac public√≥ Les cavernes orn√©es de dessins. La grotte d'Altamira, Espagne. Mea Culpa d'un sceptique.

A partir de este momento, la cueva de Altamira adquirió reconocimiento universal, convirtiéndose en un icono del arte rupestre paleolítico.

Son consideradas como la Capilla Sixtina del Paleolítico.

 

En 1979 fue cerrada para preservar su estado de conservaci√≥n. En 2001 fue construido el Museo de la Neocueva, r√©plica  exacta de la cueva.


Cueva de Las Monedas en  PUENTE VIESGO

 Las cuevas del Monte Castillo, situadas en  Puente Viesgo, es un conjunto de cuatro cavidades, de las cuales dos est√°n abiertas al p√ļblico: El Castillo y Las Monedas.

Al borde del r√≠o Pas, a su paso por Puente Viesgo, se alza el Monte Castillo, una elevaci√≥n que alberga en su interior cuatro cuevas habitadas por el hombre durante la Prehistoria.

En el momento de su descubrimiento, en 1952, se la denomin√≥ la ‚ÄúCueva de los Osos‚ÄĚ. Al poco se observaron en diferentes salas. Siguiendo las huellas, se localiz√≥ en una profunda sima de 23 metros, un lote de 20 monedas de la √©poca de los Reyes Cat√≥licos. Estas monedas, son las que dan nombre hoy a la cueva. El recorrido esconde un aut√©ntico espect√°culo geol√≥gico: estalactitas, estalagmitas, discos, columnas, terrazas colgadas y coladas de colores, debidos a la variada composici√≥n mineral√≥gica de la roca, describen este paseo geol√≥gico. El conjunto, muy homog√©neo en su realizaci√≥n t√©cnica (dibujo negro trazado a lapicero) y estilo (que apunta a una √ļnica fase de ejecuci√≥n), se compone de al menos 17 figuras de animales y diversas formas de signos o conjuntos de l√≠neas de dif√≠cil interpretaci√≥n. Principalmente caballos, y en menor medida renos, cabras, bisontes, un oso y alg√ļn otro animal indeterminado.

Excursión a cuevas de Puente Viesgo

 

Cueva de El Castillo en PUENTE VIESGO

 La cueva de EL CASTILLO, descubierta por Hermilio Alcalde del R√≠o en 1903, y objeto de numerosos trabajos arqueol√≥gicos.

 La cueva de El Castillo es uno de los conjuntos de arte rupestre paleol√≠tico m√°s significativos de Europa. Su interior, con numerosos grabados, dibujos y pinturas, y excepcionalmente escultura con aprovechamiento de relieves naturales,. Una muestra art√≠stica de al menos 18.000 a√Īos.

 Las rocas que la forman son de las m√°s antiguas de Cantabria, desarrolladas hace 300 millones de a√Īos.


Las otras dos cavidades que tambi√©n est√°n ubicadas en  Monte Castillo, pero que actualmente no son visitables son: Las Chimeneas y La Pasiega

CUEVA LA PASIEGA  ( PUENTE VIESGO)

La cavidad posee vestigios de ocupaci√≥n del Solutrense y Magdaleniense (entre 18.000 y 14.000 a√Īos de antig√ľedad).

La cueva ten√≠a hasta seis peque√Īas bocas, de las que se conservan dos. Las dem√°s fueron cegadas.

La cueva se encuentra cerrada al p√ļblico . La Pasiega fue declarada en Julio de 2008 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

CUEVA LAS CHIMENEAS ( PUENTE VIESGO)

Cueva de Las Chimeneas presenta indicios de ocupaci√≥n del Paleol√≠tico Superior. Las manifestaciones parietales hab√≠an sido asignadas, tradicionalmente, al per√≠odo Solutrense, si bien existen investigaciones que datan de del Magdaleniense inferior hace 15.000 a√Īos.

Fue descubierta, en 1953,. En el vest√≠bulo primitivo aparecieron algunos s√≠lex, poco caracter√≠sticos, y restos de una inhumaci√≥n de la Prehistoria Reciente. Tiene varios paneles de grabados tipo macarroni en la zona pr√≥xima al vest√≠bulo primitivo, con algunos animales, con la √ļnica excepci√≥n de un b√≥vido que tiene los cuernos incisos

El conjunto de pinturas negras se sit√ļa en el fondo de una sala, y en las peque√Īas galer√≠as contiguas aparecen representados animales y signos cuadrangulares.

Cavidad de trazado complicado, con dos pisos comunicados por chimeneas k√°rsticas, a las cuales debe su nombre la cueva.

La cueva se encuentra cerrada al p√ļblico .

 

EL PENDO en CAMARGO.

En el valle de Camargo, pr√≥ximo a la localidad de Escobedo, se encuentra esta cueva de amplia boca y vest√≠bulo de dimensiones monumentales.

Excavada en 1878 por Marcelino Sanz de Sautuola y desde ese momento ha sido objeto de numerosas exploraciones arqueológicas que han culminado con el descubrimiento de un importante panel de pinturas rojas en 1997.

Adem√°s de reconocer actividades vinculadas a la cotidianeidad de estos grupos humanos, el importante conjunto de arte mueble y piezas ornamentales, asociadas a las primeras ocupaciones del Homo sapiens, indican que este espacio subterr√°neo fue utilizado con otros fines de car√°cter social.

Durante la Edad del Bronce, ya a las puertas de nuestra sociedad, se reconoce el uso del espacio con fines rituales, al haberse encontrado enterramientos y ‚Äúofrendas‚ÄĚ depositadas entre el caos de bloques.

El ejemplo m√°s destacado del comportamiento simb√≥lico son las manifestaciones art√≠sticas parietales. Hasta el reciente descubrimiento del ‚ÄúFriso de las Pinturas‚ÄĚ, √ļnicamente se conoc√≠an dos figuras grabadas (al menos una de ellas un ave), descubiertas por Hermilio Alcalde del R√≠o -en 1907- en la parte m√°s profunda de la cavidad.

El ‚ÄúFriso de las Pinturas‚ÄĚ, un panel de 25 metros de largo y visible desde cualquier parte de la sala principal, contiene, como un cuadro de grandes proporciones situado en la pared preferente de un gran sal√≥n, una veintena de figuras pintadas en color rojo. Destacan las ciervas, acompa√Īadas de una cabra, un caballo, dos zoomorfos indeterminados y varias formas de signos (puntos, discos y l√≠neas) que generalmente se localizan segregados por los paneles en los que se localizan los cuadr√ļpedos. Su cronolog√≠a, dif√≠cil de fijar de manera absoluta, parece situarse en una fase antigua, en torno a los 20.000 a.C. Se trata de una cavidad de amplias dimensiones destacando su boca de entrada.

 

CUEVA DE CHUF√ćN  ( ZONA DE RIONANSA)

 La cueva del Moro Chuf√≠n se localiza en el valle del r√≠o Nansa.

Su espacioso vestíbulo ha sido testigo de importantes ocupaciones humanas acontecidas hace 15.500 a.C. e incluso en momentos anteriores.

Adem√°s, en este espacio los moradores prehist√≥ricos grabaron figuras sobre la roca. Numerosas ciervas, un bisonte, alg√ļn posible pez y diversos signos realizados, todos ellos, en surco ancho y profundo, consecuencia de la t√©cnica de abrasi√≥n, aparecen concentrados principalmente en un panel bajo el cual una peque√Īa abertura da acceso al interior de la cavidad.

Tras recorrer un espacio de techo bajo, se accede a una amplia sala en cuya parte final se encuentra un lago artificial.

 Por su intenso color rojo destacan las composiciones rojas realizadas a base de puntuaciones, algunas de las cuales han sido interpretadas como representaciones genitales. En ese mismo color se pueden observar caballos, un uro, diversas puntuaciones a veces organizadas en series, una figura femenina y un ciervo.

El interior alberga, además, numerosos grabados compuesto de bisontes, caballos, bóvidos, ciervo y al menos una figura antropomorfa.La realización de las figuras parece responder a más de una fase temporal. Los grabados del vestíbulo, y algunos de la parte interior, así como las figuras rojas, parece viable datarlos en un momento previo al Magdaleniense, hace más de 16.000 a.C., si bien no es posible determinar el grado de sincronía o diacronía entre todas ellas. Por el contrario, el resto de grabados interiores, por lo general de surco más fino y con detalles anatómicos, se asignan a un momento posterior, en torno al 11.500 a.C.

La construcción del pantano de La Palombera elevó el cauce unos 30 metros, inundando parte de sus galerías interiores y formando, a unos 50 metros de la entrada, un lago. En la actualidad el paso hacia galerías más interiores está condicionando por el nivel del agua.

 


CUEVA HORNOS DE LA PE√ĎA ( SAN FELICES DE BUELNA)

La cueva de Hornos de la Pe√Īa se localiza en la pe√Īa conocida por los lugare√Īos como Pe√Īa de los Hornos.Desde 1903, se tiene constancia de la importancia cient√≠fica de esta cueva.

La amplitud del vestíbulo fueron atractivos incluso durante la Guerra Civil, se hizo uso de este espacio subterráneo con fines diversos.

Hornos de la Pe√Īa muestra uno de los conjuntos de grabados m√°s completos de la regi√≥n cant√°brica. Las primeras figuras, algunas hoy desaparecidas, se sit√ļan en la zona exterior. En este espacio del vest√≠bulo debe destacarse un caballo de surco ancho y profundo.

Destacan las figuras de tama√Īo grande y car√°cter naturalista; caballos, bisontes, uros, cabras, ciervos, un bisonte, un posible reno y adem√°s por los detalles (crineras, pelaje, ojos, bocas, etc.) que prest√≥ el artista durante la ejecuci√≥n, un conocimiento preciso de la anatom√≠a animal.

Pero sin duda, el motivo m√°s destacado es un antropomorfo  con un brazo levantado y una larga cola. El car√°cter mixto (animal-humano) de la composici√≥n.

 

 

CUEVA DE CULLALVERA  y COVALANAS   ( RAMALES DE LA VICTORIA)

 En Ramales de la Victoria se pueden visitar dos cuevas: La Cullalvera y Covalanas.

La Cueva de Cullalvera, situada al pie del Monte Pando, forma parte de un complejo c√°rstico de 12 kil√≥metros de recorrido. Es una cavidad de grandes dimensiones como muestra su espectacular boca de entrada. El entorno es un espacio m√°gico. Su boca est√° enmarcada por un frondoso encinar cant√°brico de gran valor ecol√≥gico.

Destaca mencionar que su interior est√° acondicionado para personas con movilidad reducida.

Iniciada la visita hacia el interior, se realizar√° una visita guiada, en donde se explicar√°n las principales formas y formaciones geol√≥gicas que la forman.  


La cueva de Covalanas es popularmente conocida como la cueva de las ciervas rojas.  

Descubierta en 1903. Es una cueva de dimensiones reducidas y que presenta dos galer√≠as que comparten una zona de abrigo exterior. Una de sus galer√≠as, alberga pinturas rupestres paleol√≠ticas.

Un total de dieciocho ciervas, un ciervo, un caballo, un uro, una posible figura de tipo h√≠brido y tres signos rectangulares, adem√°s de peque√Īos puntos y l√≠neas que se disponen en frisos. A medida que vamos avanzando, los espacios son de reducidas dimensiones y el n√ļmero de figuras se reduce dr√°sticamente, tan s√≥lo una figura completa de animal que contrasta con los numerosos puntos y las l√≠neas, dispersas por todas las paredes de este sector.

Predomina el trazado de contorno punteado, realizado con los dedos. Esta modalidad t√©cnica es muy caracter√≠stica en otras cuevas de Vizcaya o de Asturias.

 

 

CUEVA LA GARMA ( RIBAMONT√ĀN AL MONTE)

La cavidad se abre en pleno monte de La Garma, en Ribamont√°n al Monte.  

El monte de La Garma alberga diferentes cuevas con ocupaciones de todo el Paleolítico.

En la cumbre aparece un castro datado en la Edad del Bronce y la Edad del Hierro.

Las pinturas de la cueva principal del complejo han sido datadas entre el Auri√Īaciense y el Magdaleniense Medio (entre 29.000 y 13.500 a√Īos de antig√ľedad).

La cueva de La Garma cuenta con 3 pisos fósiles y abundantes formaciones kársticas.

El piso superior, donde se encuentra la entrada, tiene un reducido vest√≠bulo que contin√ļa por una galer√≠a que finaliza en una sima. Tras esta sima, se accede al piso intermedio, m√°s amplio. Al final de esta galer√≠a se abre una segunda sima que desciende hasta el piso inferior. Este piso tiene corredores y salas de gran tama√Īo, sobre todo en el √°rea de lo que fue el primitivo vest√≠bulo, tambi√©n cegado actualmente.

 

 

 

 

 

 



Formulario de contacto

4+2 =